ZAMBRA. ESPAÑA. Conchita Martínez: «Tú tendrás que camelarme» y «Lola Osuna».

La muy olvidada cantante española Conchita Martínez nació en la ciudad andaluza de Cádiz en 1919. Desde muy joven mostró dotes para la canción española y destacó en los géneros del flamenco y la copla en los años cuarenta. En 1937 viajó a Buenos Aires con la compañía de Antonio «el bailarín», donde actuó en el Teatro Maravillas y donde en el periódico La Gaceta se escribió sobre ella: <<Conchita Martínez, de apenas 18 años, ha logrado llegar al lugar donde llegaron en su plenitud artistas como La Goya, Raquel Meller, Pastora Imperio, Amalia Molina, Paquita Escribano, Amalia Isaura, Carmen Flores y otras de su género. Su arte, genuinamente español, traduce el espíritu lírico de la madre patria y es una encarnación musical de los entusiasmos y anhelos del pueblo hispano>>. Durante la década de los cuarenta graba en España varios discos y actúa en un par de películas y a finales de los cuarenta marcha a México, donde se casa con el torero Raúl Acha Sáenz, más conocido como «Rovira», con el que tiene tres hijos, uno de ellos el famoso cantante Emmanuel. Ya no volvió a España, y murió en Méjico en 1960.

El primero de los dos vídeos que siguen contiene una grabación suya de 1942 (es decir, hecha cuando ella tenía 23 años) del género zambra (una copla con un ritmo peculiar denominada zambra). La canción del segundo vídeo la grabó al año siguiente, en 1943, y es una zambra en la que se intercala un ritmo diferente y por ende denominada, como se puede ver en la parte superior izquierda de la carátula del vídeo, zambra canción.

Conchita Martínez: «Tú tendrás que camelarme»  (1942)

LETRA DE LA CANCIÓN:

Palabritas locas de tu boca bruja. Palabritas dulces que me hacen sufrir. ¿Qué tienes, gitano, que sin tus palabras no siente, no puede mi alma vivir?
Palabritas locas que me vuelven loca porque me las dices con tanto calor; porque me las dejas clavás [= clavadas] en el alma y luego te burlas, cruel, de mi amor.
Como el martillo golpea a la piedra que se parte, así ha sio [= sido] mi cariño, y a mi alma fue a embrujarle. Y lo mismo que el martillo que a golpes la piedra parte, a golpe de mis quereres tú tendrás que camelarme.
A la Virgencita de la Macarena casi toas [= todas] las noches le rezo con fe para que me alumbre de tus pensamientos y te compadezcas un día de mí.
Y tos [= todos] mis quereres entregué en un beso, porque destrozaste a mi galosín(?) con estas palabras, palabritas locas que tú me dijiste y siempre creí.
Como el martillo golpea a la piedra que se parte, así ha sio [= sido] mi cariño, y a mi alma fue a embrujarle. Y lo mismo que el martillo que a golpes la piedra parte, a golpe de mis quereres tú tendrás que camelarme.

Conchita Martínez:  «Lola Osuna»  (1943)

LETRA DE LA CANCIÓN:

Los suelos de los luceros, corral mío de San Blas, con qué emoción vuelvo a veros. No pensaba veros más.
Así está Lolilla Osuna, plazuela donde nací. Bonita como ninguna. Quién puede olvidarte a ti.

Mi plazuela. Mi casita de la lluvia satén.
Mírala aquí a la mocita que hace diez años se fue.
Ay, Lolilla, Lola Osuna, la que un día triunfó.
Gloria, renombre y fortuna el mundo entero te dio.
Pero dieron tus brillantes y tu fama y tu caudal
por volver a ser la de antes, con la farda der percao [=? falda del pescado]. Con la farda der percao.

Noche de abril que mi suerte pensó renunciar a ti. Hoy vuelvo de nuevo a verte, otra noche de otro abril.
Una veces fue la Lola cegada por la ambición; hoy vuelve a su medio sola, envuelta en negro mantón.
Mi plazuela. Mi casita: de mi suerte me escapé
Mírala aquí a la mocita que hace diez años se fue.
Ay, Lolilla, Lola Osuna, la que un día triunfó.
Gloria, renombre y fortuna el mundo entero te dio.
Pero dieron tus brillantes y tu fama y tu caudal
por volver a ser la de antes, con la farda der percao [=? falda del pescado]. Con la farda der percao.

Plaza de Las Tortugas en la ciudad española de Cádiz en una imagen usada para ilustrar la letra de varias canciones de Conchita Martínez.
Plaza de las Tortugas de Cádiz, la ciudad natal de Conchita Martínez.