TRADICIONAL. ESPAÑA. Milagros Martín: «De España vengo» (de la zarzuela «El niño judío»).

Esta canción española (así está designada en la obra) pertenece a la zarzuela titulada <<El niño judío>>, que se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid en 1918 y cuya música es del aragonés Pablo Luna (Alhama de Aragón (provincia de Zaragona), 1879). Aquí está interpretada por la soprano Milagros Martín, una de las grandes intérpretes de la españolísima zarzuela. Y lo hace en el teatro Campoamor de Oviedo, con ocasión del premio que en él se le otorgó, en el año 2006, a la mejor cantante de zarzuela del año anterior.

ESPAÑA.  Milagros Martín:  «De España vengo»  (interpretación de 2006)  (composición de 1918)

Palabras de presentación:

La soprano Milagros Martín sale a escena con la experiencia de una joven madurez y el empuje de ser como cantante y actriz la mayor representante de esa transición que llevó a la zarzuela a su revivir actual. Su casadera Ascensión, de <<La del manojo de rosas>>, la trae de nuevo al teatro Campoamor. Esta vez para recibir el premio de la lírica a la mejor cantante de zarzuela del 2005. Se cumple otra vez, pero para otro fin, ese <<yo me voy contigo a Oviedo>> que se dice en la función y nos trae a esta cantante y actriz, tan entusiasta de su trabajo y tan valorada por él. Milagros Martín: felicidades.

LETRA DE LA CANCIÓN:

De España vengo. Soy española. En mis ojos me traigo la luz del cielo, y en mi cuerpo la gracia de la manola.
De España vengo. De España soy. Y mi cara serrana lo va diciendo. Y mi cara serrana lo va diciendo (he nacido en España) por donde voy.
A mí lo madrileño me vuelve loca. Y cuando me arranco con una copla el acento gitano de mi canción, toman vida las flores de mi mantón. Toman vida las flores de mi mantón.
De España vengo. De España soy. Y mi cara serrana lo va diciendo. Y mi cara serrana lo va diciendo (he nacido en España) por donde voy.
Campana de la Torre de Maravillas: si es que tocas a fuego, toca deprisa. Mira que ardo por culpa de unos ojos que estoy mirando. Por culpa de unos
ojos.
Madre: me muero por culpa de unos ojos negros, muy negros. Que los tengo metíos [= metidos] dentro del alma, y que son los ojazos de mi gitano.
Muriendo estoy, mi vida, por tu desvío. Te quiero y no me quieres, gitano mío.
Mira qué pena verme así, despreciada, siendo morena.
De España vengo. De España soy.
De España vengo. De España soy. Y mi cara serrana lo va diciendo. Y mi cara serrana lo va diciendo (he nacido en España) por donde voy.
De España vengo. De España soy. Y mi cara serrana lo va diciendo. Y mi cara serrana lo va diciendo: de España vengo; de España soy.