COPLA. ESPAÑA. Rocío Jurado: «Te lo juro yo».

Rocío Jurado es el nombre artístico de María del Rocío Trinidad Mohedano Jurado, nacida en la localidad gaditana de Chipiona. Aunque fue principalmente cantante, también fue actriz. Como cantante estuvo activa del año 1960 al 2006. Se dedicó a géneros de raigambre española, sobre todo copla y, en menor medida, flamenco, pero también cantó baladas románticas y canciones melódicas. Sus mejores años fueron los de las décadas de 1970 y 1980, en las que gozaron de muy buena aceptación numerosas canciones suyas, muchas de la autoría del compositor Manuel Alejandro.

La imagen del vídeo bajo estas líneas es la del comienzo de la película de 1966 <<Proceso a una estrella>>, cuando ella tenía veinte años de edad. La de sus inicios es su época más flamenca, sin embargo aquí canta una copla. Su voz es muy distinta a la que después, en su época de mayor éxito, tendría. Y su aspecto tiene también muy poco que ver. Fue la de sus comienzos su época más auténtica o pura, incluso físicamente, con su pelo negro natural, de morena española, ese tipo de mujer tan nombrado en las coplas. Pero parece ser que eso le restaba posibilidades de triunfo, sobre todo a nivel internacional, por lo que aunque nunca llegó a perder completamente su condición de cantante andaluza, sus esencias cañís se descafeinaron bastante en aras de un triunfo mayor que, efectivamente, logró con sus concesiones a la comercialidad y esa frecuente tendencia a la mezcolanza para al final no tener muchas veces ni chicha ni limoná: ni flamenco, ni copla ni ná, sino un poquito de todo y un muchito de nada. Con sus veinte años era una mujer andaluza y olé. Después, una cosa internacional.

ESPAÑA.  Rocío Jurado:  “Te lo juro yo”  (1966)

LETRA DE LA CANCIÓN

Yo no me di cuenta de que te tenía hasta er [= el] mismo día en que te perdí. Y vi claramente lo que te quería cuando ya no había remedio pa [= para] mí. Llévame por calles de hiel y amargura, ponme ligauras [= ligaduras] y hasta escúpeme. Échame a los ojos un puñao [= puñado] de arena, mátame de pena. Pero quiéreme.
Mira que te llevo dentro de mi corazón. Por la salusita de la mare mía te lo juro yo [= Por la salud (en diminutivo) de la madre mía te lo juro yo]. Mira que pa mí en er mundo no hay na [= nada] más que tú; y que en mis acais(?), si digo mentiras, se queden sin luz.
Por ti contaría la arena der mar. Por ti yo sería capaz de matar. Y que si te miento, me castigue Dios. Esto, con la mano sobre el evangelio te lo juro yo.
Ya no eres er mismo que yo conocía. Er que no veía ná más que por mí. Que ahora vas con una distinta ca [= cada] día, y en cambio yo muero de celos por ti.
Claro que la curpa [= culpa] de que esto pasara no la tuvo nadie, nadie más que yo. Yo, que me reía porque esto acababa, y ahora estoy llorando porque se acabó.
Mira que te llevo dentro de mi corazón. Por la salusita de la mare mía te lo juro yo. Mira que pa’ mí en er mundo no hay ná más que tú; y que en mis acais, si digo mentiras, se queden sin luz.
Por ti contaría la arena der mar. Por ti yo sería capaz de matar. Y que si te miento, me castigue Dios. Esto, con la mano sobre el evangelio te lo juro yo.