RANCHERA. ESPAÑA. Rocío Dúrcal: «Te sigo amando» y «Fue tan poco tu cariño».

La madrileña Rocío Dúrcal interpreta en los dos siguientes vídeos dos sendas rancheras, el género en el que más se volcó, sobre todo en la segunda mitad de su larga carrera de cuatro décadas (del año 1964 al año 2004), y para el que contó con la ayuda del gran compositor y cantante mejicano Juan Gabriel. La primera de estas dos canciones es lenta y parecida a un bolero, y la segunda rápida y más claramente ranchera. Y ambas están compuestas por el citado Juan Gabriel, cuyo nombre real, el que tiene como compositor, es Alberto Aguilera Valadez (de él son también las dos baladas románticas interpretadas por la conocida como «la española más mejicana» un enlace a las cuales hay colocado al final).

ESPAÑA.  Rocío Dúrcal:  «Te sigo amando»

LETRA DE LA CANCIÓN:

Que seas muy feliz estés donde estés, cariño. No importa que ya no vuelvas jamás conmigo.

Deseo, mi amor, que sepas también que te amo; que no te olvidé, que nunca podré. Te extraño

Que seas muy feliz. Que encuentres amor, mi vida. Que nunca, mi amor, te digan ‘adiós’ un día.

Perdóname, mi amor, por todo el tiempo que te amé. Te hice daño. Te amé de más y fue mi error.

Qué soledad. Estoy sin ti. Lo estoy pagando.

Que seas muy feliz. Que seas muy feliz mientras que yo te sigo amando.

Deseo, mi amor, que sepas también que te amo; que no te olvidé, que nunca podré. Te extraño

Perdóname, mi amor, por todo el tiempo que te amé. Te hice daño. Te amé de más y fue mi error.

Qué soledad. Estoy sin ti. Lo estoy pagando.

Que seas muy feliz. Que seas muy feliz mientras que yo te sigo amando.

ESPAÑA.  Rocío Dúrcal:  «Fue tan poco tu cariño»

LETRA DE LA CANCIÓN:

Tú querías que te dejara de querer y lo has conseguido. Después de pasarme las noches enteras llorando por ti.

Qué ingrato que, después de haberte dado lo más bello de mi vida, hoy no quieras saber más de mí.

Yo no sé si te olvidaste ya de mí. Probablemente. Fue tan poco tu cariño para mí que ahora el que tienes otro amor lo gozará, sabrá Dios quién.

Qué buena suerte. Que lo disfrute. Que lo aproveche.

Pero no me pidas que te vaya yo a olvidar. Es imposible, porque es más fácil que te vuelva yo a querer a que te olvide.

Yo no sé si te olvidaste ya de mí. Probablemente. Fue tan poco tu cariño para mí que ahora el que tienes otro amor lo gozará, sabrá Dios quién.

Qué buena suerte. Que lo disfrute. Que lo aproveche.

Pero no me pidas que te vaya yo a olvidar. Es imposible, porque es más fácil que te vuelva yo a querer a que te olvide.

BALADA ROMÁNTICA. ESPAÑA. Rocío Durcal: «Me refugié en tu juventud» y «Fue un placer conocerte».