PASODOBLE. CHILE. Pepe Lucena: «Capote por soleares».

Pepe Lucena es el nombre artístico del cantante chileno Francisco Gómez Ortíz (Talca, 1925), hijo de padres españoles, concretamente andaluces y más exactamente gaditanos (su padre de la Línea de la Concepción y su madre natural de Arcos de la Frontera). Sintió la inclinación de cantar al escuchar a su madre entonar música andaluza, y en el año 1941 empezó a cantar profesionalmente en el «Colmao el Tronío» de Buenos Aires. Grabó sus primeros discos en 1949 y a partir de 1953 viajó por Brasil y Colombia. En 1959 viaje a España y vuelve a Chile al año siguiente. En 1963 realiza una gira por Perú y a partir de ese año empieza a abandonar su dedicación a la difusión de la canción española por Sudamérica. La canción recogida en el vídeo bajo estas líneas es de 1961.

CHILE. Pepe Lucena: «Capote por soleares»  (1961)

LETRA DE LA CANCIÓN:

Yo tuve un sueño de campo abierto. Era una plaza con olivares. Y un toro negro que yo burlaba con mi capote por soleares.
Desde su palco de plata pura me dio la luna las banderillas. Una guitarra cambió la suerte con sus bordones por seguidillas.
Y al brindarle mi alegría en mi sueño vi a mi mare [= madre] que cantaba y me decía:
Ay, la copla. Vaya toro de torero de tronío. Ay, la copla; qué misterio de tesoro escondío [= escondido].
Aaayyy, torero: pon en juego tu capote y condición, que la copla, si se arranca… Que la copla, si se arranca, va derecha al corazón.
Se fue mi sueño de gran torero. Mi copla reina desde barrera. Y le hago er [= el] quite por bulerías y le perfilo por peteneras.
Mi cante siento como el toreo: por naturales y molinetes. Y se confunden mis alegrías con la tristeza del martinete.
Y al gozar con mis cantares, se levantan con un grito los consejos de mi mare [= madre].
Ay, la copla. Vaya toro de torero de tronío. Ay, la copla; qué misterio de tesoro escondío [= escondido].
Ay, ay, , torero: pon en juego tu capote y condición, que la copla, si se arranca… Que la copla, si se arranca, aaaa aaayyy, que la copla, si se arranca, va derecha al corazón.

Cerro Concepción en la ciudad chilena de Valparaíso.
Cerro Concepción en la ciudad chilena de Valparaíso, en la que acabó sus días Pepe Lucena.