CANCIÓN LIGERA. ESPAÑA. Concha Velasco: «Mama quiero ser artista».

Concepción Velasco Varona, conocida artísticamente como Concha Velasco, fue una actriz, cantante, bailarina y presentadora de televisión española. Nació en Valladolid en 1939. La en España muy conocida frase de mamá: quiero ser artista, que se suele poner en boca de los jóvenes de ambos sexos que deciden ser artistas, generalmente del mundo del espectáculo, proviene de la comedia musical española así titulada, estrenada en Madrid en 1986 (Teatro Calderón) y una de cuyas piezas musicales (una canción) se titula también así: <<Mamá, quiero ser artista>>. La joven protagonista de la comedia (un papel interpretado por la polifacética artista Concha Velasco) viaja a Madrid, desde provincias, acompañada de su madre y con un objetivo muy claro: triunfar en el mundo del espectáculo.

(En la imagen superior aparece Concha Velasco, junto al actor Vicente Parra, vestida de chulapa madrileña en la película <<Dónde vas con mantón de Manila>>).

He aquí una actuación televisiva de Concha Velasco del mismo año de 1986, y en la que interpreta esta canción (la actuación tiene lugar en el concurso de TVE-1 <<Un, dos, tres>>, presentado por Mayra Gómez Kemp):

LETRA DE LA CANCIÓN:

(Palabras preliminares de Mayra Gómez Kemp: Para esa gente que empieza, para esos chicos y chicas que empiezan con ilusión, en el espectáculo de Concha Velasco hay un número que también, bueno, pues se les puede adjudicar a ellos, porque ellos también, como ella un día, tal vez habrán dicho eso de <<mamá: quiero ser artista>>).

Letra:

En el espejo de mi habitación flotaba una chiquilla en camisón. En vez de preocuparse de jugar, le daba solamente por soñar. Esa niña en las nubes era yo. Y pensaba, con toda la razón, que hay dos clases de gente nada más: los artistas y todos los demás.
Sacaba ropa vieja del baúl y me vestía como en Hollywood. Me hartaba de cantar y de bailar, o de ensayar la escena del sofá. Me ponía zapatos de tacón; me plantaba en las trenzas una flor; me pintaba los labios de carmín. Y buscaba el valor para decir:
Mamá: quiero ser artista. ¡Oh, mamá!: ser protagonista. Con pieles o harapos, con tal de ser trapos de estrella solista que hace suspirar. Mamá: quiero ser famosa. ¡Oh, mamá!: ser la más hermosa. Firmar talonarios. Y en el escenario, pisar a diario alfombras de rosas. Mamá, por favor, compréndeme: quiero ser artista.
En el silencio de mi habitación colgaba en la almohada mi ilusión: mi nombre luciría como un sol, con guiños caprichosos de neón.
Y un buen día tomé la decisión de llevar hasta el fin mi vocación. Y, dispuesta al martirio, con mi fe estas cuatro palabras pronuncié: <<Mamá: quiero ser artista. ¡Oh, mamá!: ser protagonista. Con pieles o harapos, con tal de ser trapos de estrella solista que hace suspirar. Mamá: quiero ser famosa. ¡Oh, mamá!: ser la más hermosa. Firmar talonarios. Y en el escenario, pisar a diario alfombras de rosas. Mamá, por favor, compréndeme: quiero ser artista.
Mamá: quiero ser artista. ¡Oh, mamá!: ser protagonista.
¡Oh, mamá! … : quiero ser artista, quiero ser artista. Artista. Mamá: es inevitable: quiero ser artista.