ZARZUELA. ESPAÑA. Juan Pulido: «La luz abrasadora de tu pupila» (de la zarzuela «Marina»).

Juan Pulido Rodríguez nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1891. Tras estudiar en la Academia de la Sociedad Filarmónica local y cantar en algunos conciertos celebrados en su ciudad natal, marcha a América en 1920, concretamente a Cuba, donde simultanea un trabajo con la prosecución de sus estudios musicales. Después marcha a Nueva York, donde en 1923 se presenta como cantante en el Teatro Rialto y tiene gran éxito entre la colonia hispana. Después viajó por Estados Unidos e Hispanoamérica. Además de desarrollar carrera como barítono de ópera y zarzuela, fue cantante de tango. Aquí canta La luz abrasadora de tu pupila, uno de los números musicales de la zarzuela de 1855 <<Marina>>, obra del compositor navarro Emilio Arrieta (Juan Pascual Antonio Arrieta Corera. Puente la Reina, 1821).

ESPAÑA. Juan Pulido: «La luz abrasadora de tu pupila»  (grabación de 1930)

LETRA DE LA CANCIÓN:

La luz abrasadora de tu pupila (de tu pupila) me está dejando el cuerpo como una anguila (como una anguila).

Es una brea que mi sangre y mis huesos calafatea (calafatea).

Es una brea que mi sangre y mis huesos calafatea (calafatea; calafatea).

Te vas a deshacer, te vas a evaporar si pones al calor tu sangre de alquitrán.  (x 3)

No enseñes en la playa la pantorrilla (la pantorrilla), que hay muchos tiburones junto a la orilla (junto a la orilla).

Y es una pesca que va siempre acechando la carne fresca (la carne fresca).

Y es una pesca que va siempre acechando la carne fresca (la carne fresca; la carne fresca).

La niña que a la mar se va a lavar los pies, procúrese guardar que no la pique un pez.  (x 2)

 

Dichoso aquél que tiene la casa a flote (la casa a flote). A quien el mar le mece su camarote (su camarote).  (x 2)

Y oliendo a brea… Y oliendo a brea, al arrullo del agua se balancea.  (x 2)

Dichoso aquél que tiene la casa a flote (la casa a flote). A quien el mar le mece su camarote (su camarote).

Y oliendo a brea… Y oliendo a brea, al arrullo del agua se balancea.  (x 2)

Dichoso aquél que tiene la casa a flote (la casa a flote). A quien el mar le mece su camarote (su camarote).

Y oliendo a brea… Y oliendo a brea, al arrullo del agua se balancea(x 2)

Se balancea. Se balancea.

TANGO. ESPAÑA. Juan Pulido: «Ladrillo».