TRADICIONAL. MÉJICO. Alfredo Kraus: «A la orilla de un palmar», «Sombra del nublo» y «El trust de los tenorios».

<<A la orilla de un palmar>> es canción compuesta por el músico mejicano (nacido en Fresnillo, estado de Zacatecas) Manuel María Ponce Cuéllar en 1916. Interpretada desde entonces por innumerables cantantes, esta versión del tenor español Alfredo Kraus seguro que no se cuenta, ni mucho menos, entre las peores. La segunda de las tres canciones que siguen es del folclore canario. Y la tercera una jota aragonesa sinfónica.

ESPAÑA.  Alfredo Kraus:  <<A la orilla de un palmar>>.

LETRA DE LA CANCIÓN:

A la orilla de un palmar yo vi, de una joven bella, su boquita de coral, sus ojitos dos estrellas.

Al pasar le pregunté que quién estaba con ella. Y me respondió llorando: «Sola vivo en el palmar».

<<Soy huerfanita, ay. No tengo padre ni madre. Ni un amigo, ay, que me venga a consolar>>.

<<Solita paso la vida a la orilla de un palmar. Y solita voy y vengo, como las olas olas del mar>>.

<<Soy huerfanita, ay. No tengo padre ni madre. Ni un amigo, ay, que me venga a consolar>>.

<<Solita paso la vida a la orilla de un palmar. Y solita voy y vengo, como las olas olas del mar>>.

ESPAÑA.  Alfredo Kraus:  <<Sombra del nublo>>

LETRA DE LA CANCIÓN:

Sombra del nublo, riscales los de Tejeda, cadenas de mis montañas. Montañas las de mi tierra. Montañas las de mi tierra.

Besos de mujer canaria, queso tierno y recental, vino caliente de abajo, el gofio moreno oliendo. ¡Qué más puedo desear!

El agua por el barranco. Y mi amor en el telar.

El agua por el barranco. Y mi amor en el telar.

Sombra del nublo, altar de mi tierra amada. Hay nieve y sol en la cumbre. Cumbre de mi Gran Canaria. Cumbre de mi Gran Canaria

Roque nublo, roque nublo. Lírica piedra lunar. Si a tu sombra yo he nacido, quiero vivir a tu sombra. Y a tu sombra quiero amar.

El alma eres de mi tierra. Fuego y lava junto al mar.

El alma eres de mi tierra. Fuego y lava junto al mar.

ESPAÑA.  Alfredo Kraus:  «El trust de los tenorios»

LETRA DE LA CANCIÓN:

Te quiero, morena. Te quiero como se quiere a la gloria, como se quiere al dinero. Como se quiere a una madre te quiero.

La alegría que tiene la jota, la sal de mi tierra y olé. ¡Olé!

Me muero, baturra. Me muero por tu boquita rosa, por tu reír zalamero. Por los ojos de tu cara me muero.

Es la jota que siempre canté la sal de mi tierra. Olé. ¡Olé!