SEVILLANA. ESPAÑA. Alborada flamenca: «Qué bonitos los recuerdos».

Alborada Flamenca es el nombre de un dúo compuesto por padre e hija: Cipriano Vega y su hija Maribel. Originario el padre de un pequeño pueblo de la región de Extremadura, desarrolló su vida adulta en Cataluña. Poco o nada apoyados publicitariamente, tienen sin embargo numerosos discos, y el padre más de veinte en total, pues ya cantaba antes de formar el dúo con su hija.

ESPAÑA. Alborada flamenca: «Qué bonitos los recuerdos»

LETRA DE LA CANCIÓN:

Tengo en mi pueblo una casa y un corral de maravilla. Y un corral de maravilla. Tengo en mi pueblo una casa y un corral de maravilla.

Un limonero, una parra, una mesa y cuatro sillas. Una mesa y cuatro sillas. Las sillas están vacías, pero llenas de recuerdos de mi padre y de mi madre, de mi abuela y de mi abuelo.

Y con recuerdos se vive. No se vive de recuerdos. Y con recuerdos se vive. Unos tristes y otros buenos, porque recordar es libre.

 

No tengo que preguntarle los recuerdos cuántos son. Los recuerdos cuántos son. No tengo que preguntarle los recuerdos cuántos son.

Los recuerdos de mis padres los llevo en mi corazón. Los llevo en mi corazón. Esta mesa y esas sillas, el limonero y la parra que las dejaron mis padres y nunca podré olvidarlas.

Y con recuerdos se vive. No se vive de recuerdos. Y con recuerdos se vive. Unos tristes y otros buenos, porque recordar es libre.

 

En el corral centenario aún se conserva la cuadra. Aún se conserva la cuadra en el corral centenario. Aún se conserva la cuadra donde yo metía la [..] cuando del campo llegaba. Cuando del campo llegaba. Donde estaba la [..] con la que yo trabajaba. Cuántas penitas pasaba. Voy pasando la semana.

Y con recuerdos se vive. No se vive de recuerdos. Y con recuerdos se vive. Unos tristes y otros buenos, porque recordar es libre.

 

En el dobló(?)se guardaba lo poquito que tenía. Lo poquito que tenía en el dobló(?)se guardaba lo poquito que tenía. Con [..] lo cuidaba mi padre cuando vivía.

Mi padre, cuando vivía, en el campo trabajaba. Con cariño y alegría. Y cuando a casa llegaba, qué contento, madre mía.

Y con recuerdos se vive. No se vive de recuerdos. Y con recuerdos se vive. Unos tristes y otros buenos, porque recordar es libre.