CHOTIS. ESPAÑA. Nati Mistral: «¡Ay, Cipriano!», «Soy la Garçon» y «Con una falda de percal planchá».

La madrileña Nati Mistral, nacida en 1928, interpreta en los vídeos siguientes varios chotis, el primero grabado en 1959 y los dos siguientes grabados en 1965. Los de 1965 son ambos composiciones pertenecientes a la revista musical española de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Artista de asombrosa versatilidad, Natividad Macho Álvarez (como se llamaba realmente), tenía una gran vena castiza, que plasmaba muy bien en sus interpretaciones del género madrileño por antonomasia: el chotis, un género del que probablemente sea la máxima representante junto a Celia Gámez. (De hecho parecer ser que el nombre artístico que le propusieron tener era Nati Madrid).

ESPAÑA.  Nati Mistral:  <<Ay, Cipriano>>  (grabación de 1959)  (chotis de 1919)

Chotis compuesto por el pintor y compositor gijonés Juan Martínez Abades y estrenado en 1919 y el que la novia de un muchacho madrileño, Cipriano, cuenta que él tiene el ya desaparecido oficio de cajista (compositor de los moldes con las letras y las ilustraciones usados para imprimir). Como desaparecido está el parque de La Bombilla, conocido popularmente como La Bombi, y al que en su época se iba en verano, entre otras cosas porque había en él merenderos y porque se podía escuchar música, entre la que no podía faltar el chotis.

LETRA DE LA CANCIÓN:

Tengo un novio cajista de imprenta que vale más que pesa y que es muy ilustrao [= ilustrado].
Y bailando me dice unas cosas que a mí me vuelven loca, porque es muy resalao [= resalado].
Por el chotis se vuelve mochales y se lo marca a izquierda, muy chulo y muy barriao [= barriado].
Y bailando tié [= tiene] el chico más labia que pua [= pueda] tener la sabia de la [escritora] Pardo Bazán.

Es un truhán. Pero a veces se propasa el muy ladrón y he tenido que llamarle la atención.

Ay, Cipriano, Cipriano, Cipriano: no bajes más la mano, no seas exagerao [= exagerado].
Si no bailas con más comedimiento, al primer movimiento te las ganao [= ganado].

La otra tarde bailando en la Bombi [parque de Madrid], por mor del [vino] Valdepeñas se puso muy pesao [= pesado].
Y por menos del canto de un duro con él armaron bronca el Meni y el Pelao.
Tié [= Tiene] el defecto de tener un pronto que si no le sujetas es una tempestad. Pero el genio se le fue calmando.
Y seguimos bailando y allí no pasó na [= nada].

Es la verdad. Ay, pero a veces se propasa el muy ladrón y he tenido que llamarle la atención.

Ay, Cipriano, Cipriano, Cipriano: ya vuelves con la mano, mia [= míra] tú que estás pesao [= pesado].
Si no bailas con más comedimiento, al primer movimiento ya te he plantao [= plantado].

Si no bailas con más comedimiento, al primer movimiento te las ganao [= ganado].

ESPAÑA.  Nati Mistral:  «Soy la Garçon»  (grabación de 1965)  (chotis de la revista musical de 1927 “El sobre verde”)

LETRA DE LA CANCIÓN:

Soy la Garçon. Con…, con… Con el pelo cortao [= cortado]. Soy la Garçon. Con…, con… Con el pelo ondulao [= ondulado].

Soy una niña bien. Bien, bien; bien, bien. Soy una mujer chic. Chic, chic; chic, chic. Y parece mi cara talmente de biscuit. Y parece mi cara talmente de biscuit.

Tobillera, tobillera. Ya te has hecho rodillera, pero al paso que vas de fijo acabarás siendo muslera. Muslera o algo más.

Soy una niña bien. Bien, bien; bien, bien. Soy una mujer chic. Chic, chic; chic, chic. Y parece mi cara talmente de biscuit. Y parece mi cara talmente de biscuit.

Pero al paso que vas de fijo acabarás siendo muslera. Muslera o algo más.

Soy la Garçon. Con…, con… Con el pelo ondulao [= ondulado].

ESPAÑA.  Nati Mistral:  «Con una falda de percal planchá»  (grabación de 1965) (chotis de la revista musical de 1896 “Cuadros disolventes”)

LETRA DE LA CANCIÓN:

Con una falda de percal planchá [= planchada] y unos zapatos bajos de charol, y en el mantón de flecos arrebujá [= arrebujada], por esas calles va la gracia de Dios.

Con el sombrero colocao [= colocado] así y muy ceñido y justo el pantalón, el chulapón pasea por Madrid luciendo todo lo que Dios le dio.

Y van al baile derramando sal. Y siendo un chotis, se lo pide a él. Y si se agarran con firmeza y tal, empieza el movimiento que ve usté [= usted].

Con una falda de percal planchá y unos zapatos bajos de charol, y en el mantón de flecos arrebujá [= arrebujada], por esas calles va la gracia de Dios.

Y al vernos en La Alhambra, casualmente donde mayormente damos unas vueltas de chotis, no hay quien pueda con nosotras, ni en Italia ni en Madrid. Ni quien baile con la gracia y al estilo de Madrid.