CANTO GREGORIANO. ESPAÑA. Penitente Hermandad de Jesús Yacente: «Miserere yacente».

(La imagen superior, de 2022, no es de la Penitente Hermandad de Jesús Yacente de Zamora, sino de la llegada de la Procesión de las Capas Pardas a la románica iglesia parroquial de San Claudio de Olivares, situada en la plaza zamorana del mismo nombre. Pero también ellos cantan un miserere, y precisamente al llegar a dicha plaza: el <<Miserere Alistano>>).

En 1941, cuando se realizaban unas obras en el templo, se encontró abandona una imagen de Cristo Yacente en la iglesia de la Concepción de Zamora, que se cerró en 1966. La talla, una obra del siglo XVII, se encuentra en la actualidad en la iglesia románica, del siglo XII, de Santa María La Nueva, ubicada en la plaza del mismo nombre. Con motivo del descubrimiento de esta obra escultórica en madera, y para darle culto, se fundó en 1941 la cofradía Penitente Hermandad de Jesús Yacente, que desfila en procesión, con el Santísimo Cristo de Jesús Yacente, la noche de Jueves Santo. Tras el rezo de los cofrades en su interior, la procesión parte de la iglesia de Santa María la Nueva, transcurre en silencio por el casco viejo de la ciudad y termina en el punto de partida.

Uno de los sitios por donde pasa es la plaza de Viriato. En 1952 se incorporó el canto del Miserere al llegar a ella. Se trata de un canto solemne, basado en el Salmo 50 del texto latino de la Biblia, obra del padre valenciano José María Alcácer Martínez (Aldaya, 1899). En el vídeo bajo esta líneas puede verse la llegada de 2022, a hombros de los hermanos, del paso con el Cristo Yacente, cubierto con un sudario, a la plaza rectangular de Viriatio y la vuelta que se le da mientras el coro de la Hermandad, compuesto por 200 bajos, barítonos y tenores, entona el miserere en el centro de la plaza o en el lado de la misma, entre el punto de entrada y el de salida, que no se recorre. Hermanos penitentes del Jesús Yacente, calzados con sandalias y vestidos con túnica de estameña blanca, largo caperuz (de 90 cm) del mismo color y fajín morado, hacen pasillo alrededor de la plaza y el Cristo va pasando por él hasta darle la vuelta casi completa e internarse, para salir de ella, en una calle paralela a la de entrada, en cuyo momento cesa el canto y la petición de misericordia que en él se hace a Dios.

Esta entrada es la única que en el momento de su añadidura al blog del que forma parte (2 de enero del 2004), y cuando van incluidas en el mismo 344, no responde a su título (no se ajusta a él) en lo concerniente al idioma, ya que el canto no es en español, sino en latín. Pero valga esa excepción en honor a la actualmente sepultada, y nunca mejor dicho, lengua sagrada de la que el español tiene el gran honor de proceder.

ESPAÑA.  Penitente Hermandad de Jesús Yacente: «Miserere yacente»  (2022)