POP. ARGENTINA.  Los Náufragos:  «Zapatos rotos».

En el canal de Youtube Geilemusik hay una canción del grupo pop argentino de 1970 Los Náufragos, titulada <<Zapatos rotos>>, que da lugar a una serie de comentarios, entre los cuales abundan los comparativos: comparan la música de aquellos tiempos (mejor, según esas opiniones) con la actual (peor). Así, por ejemplo, <<Pasionaria y no sé qué más>> deja este comentario: <<Qué letras más simples e inocentes. Y ahora, basura y decadencia>>. Otro del mismo signo es este, firmado por Walter Anthony Ripalda: <<[..] <<Qué buena la música de antaño, qué letra, qué acompañamiento y qué respeto para el público. Nada de bailes eróticos que no tienen nada que ver con la música y denigran a la juventud femenina. Un saludo desde Guayaquil>>. Hay varios, dos al menos, que coinciden en el uso de la expresión <<nada que ver con>>. Son estos: 1. <<Yo era chiquitito cuando cantaban esa canción y ahora soy un cincuentón. Qué música tan bonita. ¡Nada que ver con la música actual!>>. 2 . <<Nada que ver con la música de hoy, los reguetones, los rap, hip hop, el perreo chacalonero y otras asquerosidades>> (Chester962). He aquí la canción en cuestión:

ARGENTINA.  Los Náufragos:  <<Zapatos rotos>>  (1970)

LETRA DE LA CANCIÓN:

Tengo mis zapatos rotos, y es de tanto caminar. Lejos ya quedó mi pueblo; voy camino a la ciudad. Me decían mis amigos que nací para triunfar. Llevo mi guitarra al hombro; voy camino a la ciudad.

Zapatos rotos, zapatos rotos; con esa facha ¿adónde vas? Voy con rumbo a un nuevo mundo; un perro amigo me sigue atrás. Tírale un hueso, tírale un hueso; pobre sabueso, que flaco está. Lo tengo rengo*, un poco enfermo; pero me sigue sin protestar.

Tengo mis zapatos rotos, pero tengo que llegar. Lejos ya quedó mi pueblo; voy camino a la ciudad. Ya me acerco a mi destino; queda poco por andar. Si la suerte me acompaña, mucha plata he de ganar.

Zapatos rotos, zapatos rotos; con esa facha ¿adónde vas? Voy con rumbo a un nuevo mundo; mi fiel amigo me sigue atrás. Tírale un hueso, tírale un hueso; pobre sabueso, que flaco está. Lo tengo rengo, un poco enfermo; pero me sigue sin protestar.

Zapatos rotos, zapatos rotos; con esa facha ¿a dónde vas? Voy con rumbo a un nuevo mundo…

[* Rengo: cojo debido a una lesión de cadera].