CANCIÓN PATRIÓTICA. ESPAÑA. «El abanderado de la tradición».

Los carlistas españoles son un movimiento político tradicionalista y antiliberal que lucha contra la degeneración moral  y defiende la virtud. Esta canción, titulada inequívocamente «El abanderado de la tradición», es una canción carlista, es decir, perteneciente a dicho movimiento o que simpatiza con él. En ella no se dicen precisamente cosas de las que tal vez se podría esperar en la canciones de los tiempos que corren, cosas tales como <<antes puta que sumisa>>, <<me cago en la puta Virgen porque me da la gana>>, <<me gusta saltar de cama en cama>>, <<quiero llegar a casa sola y borracha>>, <<pásame el porro, colega>>; es decir, no se reivindica el clásico <<sex, drugs & rock and roll>>. Es una letra más como Dios manda, y nunca mejor dicho.

ESPAÑA.  Canción carlista «El abanderado de la tradición»

LETRA DE LA CANCIÓN:

Yo sé de un rey que en el exilio vivió. Yo sé de un rey que en el exilio vivió. Los españoles que lo esperaban ya, querian que su rey pudiera regresar. Los españoles que lo esperaban ya, querian que su rey pudiera regresar.

Pues en su ausencia el mal se propagó. Otro monarca el trono usurpó. La democracia en nuestra patria entró, rompiendo los cimientos de nuestra tradición. La democracia en nuestra patria entró, rompiendo los cimientos de nuestra tradición.

De nuestras leyes Dios desapareció, y la familia desunida quedó. Pornografía, drogas y corrupción. Los tiranos creyeron ganar la situación. Pornografía, drogas y corrupción. Los tiranos creyeron ganar la situación.

Pero aún quedaba gente con ilusión, que no aceptaban tan grande traición. Un estandarte fueron a enarbolar; el reinado de Cristo quisieron restaurar. Un estandarte fueron a enarbolar; el reinado de Cristo quisieron restaurar.

Al legítimo rey se requirió. La reconquista de nuevo comenzó. Con valentia, ardor y caridad, nuestra España estaba dispuesta a luchar. Con valentia, ardor y caridad, nuestra España estaba dispuesta a luchar.

Nobles hazañas nuestro rey realizó; por eso el triunfo la Virgen le otorgó. La libertad, la justicia y el honor. La fe de nuestros padres de nuevo resurgió. La libertad, la justicia y el honor. La fe de nuestros padres de nuevo resurgió.

Dos jóvenes haciéndose un selfi.
Los carlistas no es el wokismo lo que abanderan, y menos si hace con los dedos el signo de la victoria, sino la tradición. La española, por supuesto.